Los 6 consejos para sobrevivir a las rabietas en las cenas de Navidad

educar en positivo Yurena Ramos

https://educarconpsicologia.com/educar-a-tus-hijos/Los 6 consejos para sobrevivir a las rabietas en las cenas de Navidad que quiero compartir contigo, creo que te serán de mucha ayuda cuando lleguen los días clave y tengas que prepararte mentalmente para poder afrontarlos de forma adecuada.

Sabemos que son muy importantes los consejos para sobrevivir a las rabietas en las cenas de Navidad con tus hijos, ya que es un momento complicado y a veces no somos capaces de sobrellevarlo porque tu hijo no para de llorar o no quiere prestar sus juguetes a sus primos.

curso educar en positivo Yurena Ramos
Pica en la foto para más información

También se suma el tener un familiar que continuamente nos está aconsejando o soltando comentarios como: una torta a tiempo es una victoria” o “a mí me pegaron una tortita y no salí tan mal”. O quizá odias ver a ese primo que te repite mil veces que tienes que poner más mano dura y el abuelo que te mira para que le digas a tu hijo que se calle ya.

También parece que el día de la cena navideña es habitual intentar que tu hijo duerma por la tarde la siesta, para que no llegue tan cansado a la cena, pero casualmente, ese día no hay manera y durante la cena podrán aflorar sus rabietas más agotadoras.

Por todo esto y mucho más, he querido compartir contigo los seis consejos para no discutir ni estresarte con tus hijos y con la familia en estas cenas navideñas. Los seis consejos son:

Yurena Ramos educar con psicologia1- Ríete por adelantado: Si ya sabes que tu hijo o hija va a estar cansado a la hora de cenar, puede que coja comida con la mano, hable más alto de lo común o probablemente tenga una rabieta delante de toda la familia, ¿por qué te agobias? Busca la forma de que el mal trago se convierta en algo divertido.

Por ejemplo puedes hacer una porra secreta con las predicciones de lo que sucederá en la comida y ver quién tiene más aciertos. Es una manera de quitar hierro al asunto y no agobiarnos por el comportamiento puntual de nuestros hijos. Es lo más normal del mundo y si lo tomas con humor, lo pasarás mucho mejor.

educar con psicologia Yurena Ramos2- Recuerda por qué estás en la comida: Es posible que hayas asistido por obligación a la cena de Navidad, pero si te paras a pensarlo seguro que descubrirás que hay razones de peso para no saltarte la celebración (no le quieres dar un disgusto a tu madre, tus hijos se lo pasan fenomenal con sus primos, quieres que tu pareja pase fin de año con tu familia…).

Si tienes presentes esas razones, es posible que te sea más fácil soportar la situación y sobrevivir a las reuniones familiares con niños.

3- No es momento para venganzas: Que sepas lo que va a pasar no significa que tengas que tener el hacha de guerra preparada para soltarla a media comida. Las rabietas en la cena de Navidad es más normal de lo que te imaginas.

Tienes todo el año para resolver los retos con tus hijos , ¡no le agües la fiesta a toda la familia ni a ti! Recuerda que la cena es tarde y normalmente es la hora de sus rutinas para ir a dormir y los estás sacando de lo habitual. Es totalmente normal que estén molestos y susceptibles.

5- Siéntate al lado de los que más quieres: No te despistes y elige rápidamente al lado de quién te vas a sentar. Huye del familiar que te de consejos de crianza o de aquel que siempre te recuerda que los niños de hoy en día no son como los de antes…
Pica en la foto para más información

4- Siéntate al lado de los que más quieres: No te despistes y elige rápidamente al lado de quién te vas a sentar. Huye del familiar que te de consejos de crianza o de aquel que siempre te recuerda que los niños de hoy en día no son como los de antes…

5- Aprende a disfrutar: que nadie nos puede hacer infelices. Somos cada uno de nosotros los que elegimos cómo vamos a vivir las cosas o qué sentido les vamos a dar así que ¿qué vas a elegir? ¿disfrutar o sufrir? ¿ sobrevivir a las reuniones familiares o estar toda la noche en tensión?.

Tus expectativas sobre la comida van a determinar cuál de las dos opciones triunfa.

Y si no eres tú quién decide dónde te vas a sentar, no te olvides de dar pistas a los anfitriones sobre tus preferencias.

6Cambia el chip. Esperar a que los demás cambien y que los niños se comporten perfectamente delante de la familia, suele ser uno de los callejones sin salida más habituales. Si realmente crees que es importante mejorar las relaciones con tus parientes, quizás puedas plantearte iniciar algún pequeño cambio (un detalle especial para una persona que te disgusta, prestar un rato de atención a aquella tía tan pesada que te aconseja…). Los pequeños cambios son poderosos y te pueden ayudar a disfrutar de la celebración. Y recuerda, son niños y tienen que comportarse como niños, no son pequeños adultos. 

Y sobre todo ¡disfruta! no le des tanta importa a la rabieta de ese día y recuerda que tienes todos los días del año para continuar educando en positivo, sin gritos, ni estrés ni castigos. Pásalo bien en la cena y disfruta siempre de cada minuto con la familia, como si fuera el último. Verás cómo lo disfrutas al cien por cien.

Aprovecho para desearte felices fiestas y que tengas una agradable “bienvenida al 2021” en familia.

Comparte este Post:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Descárgate esta Guía Gratuita que espero te resulte
de mucha utilidad.

Contacta

EDUCARCONPSICOLOGIA.COM le informa que los datos que nos proporcione rellenando el presente formulario serán tratados por Yurena Ramos como responsable de esta web.
La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos que se solicitan es para gestionar la solicitud que realiza en este formulario de contacto y proporcionarle información periódica sobre nuestras publicaciones y cursos.
Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad.

Te puede Interesar

¡Bienvenido/a!